Alfa y Beta

¿Está esterilizado? Pendiente
¿Está testado? Tests Pendientes

Somos Alfa y Beta y vamos juntos a todos los lados. Así que buscamos adopción conjunta.

¿Quiénes apadrinan a Alfa y Beta?

Mira cómo es Alfa y Beta

16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
16/06/2021
Últimas fotográfías añadidas NUEVA
21/07/2021
Últimas fotográfías añadidas NUEVA
21/07/2021
Últimas fotográfías añadidas NUEVA
21/07/2021
Últimas fotográfías añadidas NUEVA
21/07/2021
Últimas fotográfías añadidas NUEVA
21/07/2021

La historia de Alfa y Beta

21
07
2021

Estos dos enanos llegaron la semana pasada literalmente comidos por las garrapatas. Una vez llegamos a 300 garrapatas retiradas perdimos la cuenta pero seguía habiendo por todos los lados. En las fotos podéis ver en la zona de los dedos como se apiñaban las muy…Han estado varios días en la  clínica porque la anemia que tenían era importante por culpa de la infestación de plagas que tenían. Actualmente están en tratamiento y van cogiendo fuerzas poquito a poco. Ambos están asustados y doloridos y de primeras bufan pero luego se dejan manipular muy bien. Alfa (el blanquito con una mancha en la cabeza) es mas sociable que Beta pero se compenetran tan bien que la adopción ha de ser conjunta. 🙂


21
07
2021

Alfa y Beta van creciendo y haciéndose cada vez más sociables. La casa de acogida nos cuenta que de salud están maravillosos los dos y llenos de energía. Son un torbellino corriendo de un lado a otro, persiguiéndose y jugando. Están en la edad curiosa y quieren verlo todo,  tocarlo todo y morderlo todo. Alfa además es un tragón y roba pienso a quien sea, aunque en realidad es Beta el que está más grandote y ha empezado a dar el estirón.

Alfa es muchísimo más cariñoso. Corre como un loco pero, cuando se cansa, va a buscarte para tumbarse a tu lado. En cuanto lo coges ronronea como un motorcito. Y te sigue por toda la casa como una ratita, necesita saber dónde estamos y qué estamos haciendo.
Con Beta la cosa va mucho más despacio. De momento nos sigue huyendo y bufa un poquito cuando lo coges, aunque luego se deja manejar sin problemas. Pero,  si tiene la oportunidad, se marcha corriendo otra vez.  Lo que tiene es puro miedo en el cuerpo, pero es un bonachón de cuidado. 🙂