Gorgo...15 años en la calle

Share

 

¿Conoceis la leyenda de las gatitas carey?

 

Cuenta la leyenda que, hace varios siglos, el Sol le suplicó a la Luna que le tapara un rato, que le diera una coartada para ausentarse del cielo, para bajar a la Tierra y ser libre, aunque sólo fuera un momento.

El Sol quería dejar de ser el centro del Universo, quería que nadie se diera cuenta de su presencia, pasar inadvertido para sentirse liberado de tanta presión. La Luna, ante tanta súplica, accedió, y un día de junio cuando el sól más brillaba, la Luna se acercó al Sol, y le fue cubriendo, poco a poco, para que a los mortales de la época no les sorprendiera de golpe la oscuridad.

El Sol, que desde lo alto hacía millones de años que observaba la faz de la Tierra, no lo dudó, para sentirse libre y pasar desapercibido se hizo corpóreo en el ser más perfecto, rápido y discreto que había; UNA GATA NEGRA. La Luna, perezosa, en seguida se sintió cansada, y sin avisar a su amigo Sol, se fué apartando. Cuando Sol se dió cuenta ya era demasiado tarde, salió corriendo hacia el Cielo, y tan rápido huyó, que se dejó en su morada momentánea parte de él; cientos de rayos de Sol se quedaron dentro de la Gata Negra.

Desde entonces, todos los gatos que nacieron de la Gata Negra eran lo que nosotros, por desconocimiento, llamamos GATOS CAREY. Su manto oscuro se ve roto por cientos de rayos rojos, amarillos y naranjas. Y lo que la gente tampoco sabe es que su origen solar les atribuye propiedades mágicas, ya que atraen la buena suerte y las energías positivas.

 

La preciosa Gorgo es una gatita carey de ojos esmeralda y manto lleno de rayos de sol heart

Ha pasado toda su vida en la calle...en una colonia controlada donde era alimentada, atendida y cuidada...ella era feliz en la calle ya que era una zona verde de campas y sin apenas peligro de coches.

Pero no siempre ha sido todo felicidad...hasta que pudo ser esterilizada fue teniendo camada tras camada con el desgaste que le suponía, sacando a los pequeñines adelante para que luego le robaran las camadas, algunos enfermaran otros desaparecian...muchos tuvieron las suerte de encontrar hogares de adopción, pero no fueron todos los casos crying

El invierno era lo peor de la vida en la calle; frío, lluvia, granizo, a veces hasta nieve...y si bien tenía sitios en los que protegerse, a veces terminaba enfermando con catarros, ojitos mal...siempre se le ha tratado y curado todo...pero no dejaba de ser una vida a la intemperie.

Fueron pasando los años y la colonia poco a poco se fue reduciendo por bajas de algunos amigos crying que no estaban tan bien de salud como ella...en los mejores casos por encontrar familias. Gorgo continuaba viviendo en libertad pero bajo control...habíamos decidido ya hacerle un sitio cuando empezara a no encontrarse tan bien, pero un día sucedió lo inesperado...Gorgo dejó de aparecer a sus horas de comer crying

La buscamos y nada...hasta que volvió a aparecer. No os imaginais el alivio que nos supuso...lo que estaba claro es que ya no podía seguir en la calle, además...llegó con una cojera importante.

La llevamos al vete y efectivamente tenía fisurada una de las patitas delanteras...seguramente al bajar de algún sitio sus huesecillos no aguantaron como cuando era joven...hay que tener en cuenta que estamos hablando ya de una venerable abuelita de 15 años.

Así que se le inmovilizó la patita y fue a casa de quien le había estado cuidando todos estos años. Allí se ha recuperado bien...aunque lógicamente han empezado a dar la cara todos los achaques de la edad y de una vida a la intemperie.

Cuando vimos que también cojeaba de una de las patitas de atrás, le hicimos radiografía y tenía la rodilla hecha fosfatina por una artrosis tremenda...el vete no se explicaba cómo podía andar así. Está con tratamiento para intentar retrasar la degeneración del hueso...pero ya hay cosas sin solución.

Es una gata adorable, es feliz en brazos y amasando, se queda como un bebé. Pero eso si...no quiere saber nada de amiguetes gatunos, ya ha tenido bastante de ellos todos estos años. Ahora es feliz durmiendo, descansando y recibiendo mimos heart

Ya va a por los 16 años y el tiempo que le quede lo va a pasar entre algodones. No está en adopción ya que está con quien le conoce y es absolutamente feliz en sus nuevos dominios smiley Pero si quereis ayudarnos podeis hacerlo apadrinándola y colaborar con la medicación que necesita, las pruebas y visitas veterinarias regulares que le hacemos para que esté controlada. Esta ternurita de abuelita va a tener lo necesario para que su vejez sea tranquila y feliz heart

Share

Comentarios   

 
0 #3 FelinosBilbao 04-09-2014 07:56
Es un cielo de gatita...se te queda en brazos como un bebé y te amasa el pecho mientras le acaricias...una gozada tenerla en casa :-)
Citar
 
 
+1 #2 Isabel 03-09-2014 21:46
Me sorprende lo tranquila y mansa que es para ser un animal que ha vivido en le exterior toda su vida. Espero que tanto ella como las personas que la acogen disfruten de la compañía y del cariño. Muchos ánimos.
Citar
 
 
0 #1 encarna marin 22-07-2014 18:07
Qué bonita, los gatos abuelitos son adorables.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar